domingo, 2 de septiembre de 2018

MI ELEMENTO...





Mi aportación para el proyecto 
del blog de Ginebra Blonde
Para disfrutar de más lecturas pinchar aquí








  • -          ¿En qué piensas? – La pregunta me devolvió a la noche.
  • -          En nada. – Respondí en modo automático.
  • -          Se te ve tan abstraída mirando el fuego, que pensé estabas rememorando algún acontecimiento pasado, hasta un atisbo de sonrisa he vislumbrado.
  • -          Solo escuchaba el crepitar… su sonido es como un arrullo que me devuelve a ese estado de ataraxia donde me encuentro con mi elemento ¿No te ocurre a ti?
  • -          A mí me pasa cuando duermes desnuda entre mis brazos, el sonido de tu respiración me centra y tu piel le habla a mi soledad, entonces sé que estoy donde quiero estar porque mi elemento eres Tú.

         
                                        ©Auroratris

























lunes, 6 de agosto de 2018

Desde Alma Baires




Muchísimas gracias mi querida Alma Baires.








La antigua biblioteca del pueblo estaba cada vez más vacía. La gente había perdido el interés en los libros, en la lectura; y la joven bibliotecaria no era de ayuda, era demasiado inexperta.

Esto Ana no podía soportarlo, desde siempre las bibliotecas eran su lugar favorito. Había conocido varias, pero ésta era la del lugar donde nació, donde iban las personas que la habían visto crecer. Por lo que ahora debía encontrar una solución; no podía dejar que su biblioteca cerrara para siempre.

Ana pensó en varias opciones para que la gente volviera a interesarle la lectura; en definitiva, los libros siempre habían sido su pasión. Cuando susurró esas ideas a la bibliotecaria, ésta las tomó como suyas. Entonces se organizaron visitas para los niños de la escuela, y algunas tardes, lecturas compartidas para los adultos. Ana estaba feliz, se paseaba entre ellos, sintiendo cada emoción. Lo que más adoraba era ese instante en que un niño descubría que podía leer solo. Esa maravillosa luz que inundaba sus ojos, la misma que aparecía en los grandes cuando escuchaban una poesía, tal vez la misma con la que habían conquistado al amor de su vida.


Ana no podía ser más feliz. La biblioteca, su biblioteca, volvía a tener vida. Los libros, los relatos, los poemas, cada una de las historias que estaban encerradas allí dentro volvían a ser reales. Y ya no le importaba que no la vieran, ser invisible para todo el mundo, porque ella era entre cada una de las letras. Ella era la esencia de cada palabra, de cada párrafo, de cada verso. Ella era simplemente, Ana.




©Alma Baires



domingo, 5 de agosto de 2018

Desde Ginebra Blonde






Piular de pajaritos le dejaron en su ventana un canto singular...
Y
Ella rauda y veloz tanto como su cabeza le permite...
Este canto me regaló.

Muchísimas gracias mi querida Gine.









©Ginebra Blonde




sábado, 4 de agosto de 2018

Desde Zoraida







Muchísimas gracias mi querida Zoraida.








"Hallada en mis sueños
Soy
bálsamo y llama
el albor de mi nombre
centella entre la maraña de un océano inquieto
de palabras y sentimientos.

Ocultas
la mirada pícara y la sonrisa dulce
de quien da y ofrece
mas tan sólo muestra
lo que quiere."


©Zoraida








viernes, 3 de agosto de 2018

Desde Agapxis






Muchísimas gracias mi amigo Poeta.









Latente volcán de sentimientos
que pugna plácido en tu ser,
humilde lluvia de esencias
que finamente humedece el ardor
Y mezcla invisible
palabras y tiempo
en la esdrújula liquidez
de tu alma.
Fuego enardecido
en el llar del sentir
donde place dividido
tu no,
tu si,
Y se funde resurgido

el hambre de vivir, de sentir.



©Agapxis





jueves, 2 de agosto de 2018

Desde Lunaroja





Muchísimas gracias mi querida Luni.
Las palabras se quedan cortas cuando lo que se siente es más inmenso.
Un abrazo bien apretado.

















miércoles, 1 de agosto de 2018

Áurea (Dulce)




Muchísimas gracias Mi Querido Maestro de las Palabras.









Entonces vi la poesía
con áurea prestancia,
tenía forma de mujer
y el embeleso
entre las metáforas.
Su sonrisa era plácida
cual flor de día perfumada
acariciando noblemente
a cada mirada viajera
pasajera por su estancia.
En su voz había magia
dando vida a la palabra
y abandonando la crisálida
extendió sus bellas alas
para ser monarca.



©Dulce