sábado, 27 de junio de 2020

¿Soñ(Amos)?

 

 Mi participación para 

" Despeg(Amos)"

del blog de Ginebra Blonde.

Más participaciones AQUÍ.


 



No sé cómo mis pasos desembocaron en aquél Night Club, tal vez fueron las notas de un piano que se dejaron oír levemente mientras esperaba la llegada del taxi que me llevaría a casa. La noche no estaba yendo todo lo bien que me hubiera gustado, así que me adentré instintivamente y lo primero que vi fue a él tocando una pieza que me trasladó a mis felices años en Luxemburgo.

Creo que se dio cuenta de que le estaba mirando de manera hipnótica ya que pronto iniciamos un juego de miradas. Había olvidado cómo se seduce o coquetea, acciones que solo uso en mis novelas. Sí, soy escritora, amo la literatura más que ella pudiera amarme a mí. Las editoriales son ese muro que salvar para poder completar ese amor.

Su voz interrumpió mis desvaríos, pidió permiso para sentarse a mi mesa. Con esa sonrisa era imposible negarle cualquier petición. Me sorprendió ese pensamiento. Pero ahí estaba yo compartiendo una copa con un desconocido y su mirada de coca—cola. Había acabado su turno, normalmente abandonaba el local en ese instante, pero no pudo resistir mi sonrisa de frambuesa. Así mismo lo dijo, y eso provocó que esta misma se ampliara y en mi cabeza se instalara el típico: ¿en serio ha dicho eso?

No pude evitar hablarle de su simpatía pero que en temas de seducción iba algo desfasado. Tema que más que molestarle le interesó. Así que empezamos un hilo de debate sobre maneras de entrar a las mujeres o a los hombres. Sin darnos cuenta la madrugada fue avanzando hasta que alguien dijo que el local estaba a punto de cerrar.

En un momento de nuestra conversación se coló: <<una última copa en su casa>>, a la que acepté. Y otra vez apareció esa incredulidad en mí. ¿En serio iba a ir al piso de un desconocido para tomar una última copa? Pues sí, una vez más allí estaba yo y el pianista encantador.

Si alguna vez me hubieran preguntado si había pensado un encuentro así, hubiera dicho rotundamente que no. El amanecer de la ciudad nos acompañó mientras hablábamos de ese sueño de triunfo, de los pasos y caídas con las que nos encontramos y de los sorbos dulces cuando conseguimos el deseado logro. Y allí mismo, en aquella terraza rodeada de hortensias coincidimos en que los sueños siempre hay que perseguirlos por muchas negativas que nos encontremos.  Un café más tarde y varias miradas cómplices sonó ese esperado: ¿Soñ(amos)?


©Auroratris

 

 


domingo, 14 de junio de 2020

AmorCósmico






Cogí las Estrellas de tus Ojos, y entonces hice un Mapa para guiarme en noches como esta donde me quedo absorta contemplando la oscuridad de la pantalla, ver cómo el diminuto punto luminoso va desapareciendo poco a poco, tan semejante a todo aquello que un día creamos.  Un Amor Cósmico, Fugaz como Lágrimas de San Lorenzo, las mismas a las que un verano le concedimos la Voz de nuestros Deseos.

Y después, las Estrellas, la Luna, todas se han apagado, me dejaste en la Oscuridad.  

 Este sueño no tenía sustento, por eso aquél castillo que se elevaba en las Nubes de nuestro invento se fue derrumbando con cada sacudida que asolaba los débiles cimientos de un Torpe Amor.

 Aun en la oscuridad sabía que de algún modo encontraría el camino de vuelta, que regresaría cada noche donde alguna vez Fui-Mos algo más que un sentimiento o la caprichosa alineación planetaria que los entendidos pronosticaron aquél año. Me permito recrearme en ese Cielo de emociones donde una vez brillé más que el Sol. Me alimento de recuerdos, puede ser, 

            sin embargo, 

                   a veces pienso, 

                                 más bien creo que,

                                                  ambos nos quedamos latiendo a Oscuras.

 

©Auroratris

 



Prouesta para el blog de Rebeca Gonzalo

#FuegoEnLasPalabras








viernes, 12 de junio de 2020

EsTarde...



Ester nos invitó a crear una continuación
50 palabras para dar rienda suelta 
a la imaginación y confeccionar una historia. 
Junto a la de otros compañer@s, 
mi aportación  fue premiada.
Gracias, por todo, mi Preciosa Ester.






Es tarde para lamentaciones, querido. Tuviste tiempo para cambiar los billetes y viajar juntos a París. ahora solo me queda la esperanza de que lo hagas y te reúnas conmigo la noche de mi cumpleaños. Te estaré esperando junto al Monumento al Soldado Desconocido. Si no acudes, lo entenderé todo.

© Auroratris

 




domingo, 31 de mayo de 2020

MisiVa


 

Mi participación para

"La Sinfonía de las Artes"

En el blog de Ginebra Blonde.

Más participaciones AQUÍ.





Estoy rellenando la solicitud que me dará la oportunidad de empezar otra nueva vida como maestra en una vieja Escuela de Atenas, nada que ver con aquella sensación que me albergaba cuando juntos preparábamos nuestras próximas Vacaciones en Roma.

 Todavía recuerdo la primera noche en aquella pequeña habitación de hotel, nuestra pasión era mucho más grande que la propia cama y, entre risas la bautizamos como Pasiones Romanas. El amanecer nos sorprendió cuando todavía nos bebíamos a besos el uno al otro. Qué nos importaba las dimensiones de aquél cuarto mientras nos tuviéramos. Estoy segura de que durante aquella semana fuimos la envidia de los grandes dioses del Olimpo. De ese viaje siempre traje el recuerdo de sentirme como Psique en los brazos de su Eros. El amor tenía nombre propio y fueron los nuestros.
 
Tal vez no llegáramos a conocer todos los monumentos que la ciudad ofrecía, pero siempre me quedaré con aquella vieja tienda de antigüedades donde adquirimos ese extraño cascanueces que bien parecía un instrumento de tortura. Tú bromeabas con la idea de que no nos dejarían subir con semejante aparato al avión, que nos detendrían por amenaza a lo estético.
 
Sigo completando el formulario mientras tarareo la banda sonora de aquellas vacaciones. Desde entonces yo me aficioné a la música clásica y tú empezaste a firmar nuestros correos como Caruso.
 

Presiento que este nuevo destino tiene algo mágico que nos aguarda y pronto nos lo revelará.  Mientras tanto cuento los minutos hasta nuestro próximo reencuentro y poder continuar con nuestra historia allí donde la dejamos. Bacio per bacio, non è caro?
 
Tua sempre, Helena.
 

©Auroratris



 


Pintura. – La Escuela de Atenas. Rafael.

Escultura. – Eros y Psique. Antonio Canova.

Literatura. -  Pasiones Romanas. Maria de la Pau janer

Música. - Caruso

Danza. - El Cascanueces.

Arquitectura. - Olimpo

Cine. - Vacaciones en Roma.



jueves, 28 de mayo de 2020

Soñar Con Urgencia por Ginebra Blonde



 

Soñar con Urgencia (Un lugar en la oscuridad I)

Autora: Ginebra Blonde


 



No niego que tenía “urgencia” por <<devorar>> este libro. La mayoría de vosotros bien sabéis el motivo, nuestra querida Ginebra nos invita a formar parte de su precioso Sueño. Me siento muy orgullosa de haceros llegar esta humilde presentación y sobre todo, de tenerla como amiga.

 Leerla en estos tiempos que estamos viviendo, en esta realidad que ahora mismo nos acontece, se puede decir con total seguridad que muchas veces la realidad supera a la ficción. Una pandemia, la incongruencia y el caos están servidos. Ahora más que nunca, quien tenga este libro en sus manos no necesitará de mucha imaginación para ver reflejado este sinsentido ya que, por desgracia el que más y el que menos lo está viviendo en su día a día.

 Desde el prólogo ella tiende su mano y nos convida a adentrarnos en la aventura que está por descubrir. Ginebra nos presenta de manera muy personalizada a cada uno de los distintos personajes. Pero, sobre todo, dos mujeres, dos protagonistas en donde recae todo el peso de la acción. A través de ellas y sus reflexiones, la manera de ver la vida y la muerte, la situación real y las distintas posibilidades de atajarla. Sus palabras, como si de una sola persona se tratara, son el complemento donde se apoya el resto de vidas que van surgiendo. Como una red de conexiones donde te das cuenta que cada personaje es el complemento del anterior.

 En toda la trama no he podido evitar verla a ella, sus palabras, su fuerza, su talento y su creatividad y es que, ya nos avisó de que estaba compuesta por pinceladas de su vida. Una narrativa rica en vocabulario, términos que nos trasladan a otra cultura tan noble y honorífica como ella misma lo es. La portada bien la representa, tanto a Ginebra como a los elementos que aparecen en la novela.

 He querido saborear cada fragmento. Retener el maravilloso mensaje que no deja de latir en toda la obra. Es de imperiosa necesidad felicitarla, darle mi más sincera enhorabuena pues ha logrado de manera fehaciente que me emocione, ría, llore como una boba y… sobre todo, que me haga partícipe de esta historia donde en ningún momento baja de intensidad e interés.

 

 

¡¡¡¡ENHORABUENA, MI QUERIDA GINE!!!!

 

 

Las despedidas siempre son evocadoras; son como ese libro que acabas de leer y que guardas en la biblioteca siendo consciente de que lo que encierran sus páginas seguirá formando parte de tu pensamiento, alimentando de alguna manera todas esas emociones que te proporcionó. Sabemos que volveremos a vernos; es parte de nuestros planes de vida, de esa vida que parece que ahora comienza, pero mucho más curtida y arraigada a todos los sentimientos que surgieron y se fortificaron en el trayecto de esta historia.  (Juliet)

 

 



martes, 28 de abril de 2020

ChocolateConfinado




Mi participación
en la propuesta
"Incertidumbres"
Más participaciones AQUÍ.








Nunca pude pensar que un escueto mensaje diera paso a un divertido juego haciendo que este estado de confinamiento fuese más excitante. Un número desconocido salta en la pantalla del móvil preguntándome que cómo lo llevo y qué tal me encuentro. Mi respuesta era de esperar:
  •  No sé quién eres.
  • ¿Me has borrado?, ya veo que has tardado poco tiempo en hacerlo. –Sentí su molestia.
  • Me encuentro bien, gracias. Ahora, ¿puedo saber quién eres? –Me apresuré a decir.
  • Uno que estuvo cerca de ti hace un tiempo. –Siguió jugando al escondite.
  • Vale… espero que tú también te encuentres bien. –Me empecé a exasperar.


Unos cuantos mensajes después me dijo de quien se trataba, entonces me relajé. ¿Cómo olvidarle? –Hice limpieza de los contactos silenciosos. Así le dije. No sé cómo empezamos el coqueteo, como siempre, él acaba enredándome o, simplemente me dejo enredar.

  • Cuéntame qué llevabas el primer día de confinamiento. –Dijo burlón.
  • Una onza de chocolate, na-da más. –Maticé.
  • ¿Y el segundo? Suponiendo que acabaras con todo el chocolate.
  • Hice una llamada para que trajeran unas compras y entre ellas… más chocolate. -Dije imaginando su expresión.
  • Mmmmm, me gusta. ¿El tercero también comiste chocolate? –Pura provocación.
  • Solté una carcajada antes de responder que estuve todo el día tarareando una vieja y conocida canción, también por él.
  • Ya sé, y el cuarto seguiste con la resaca de esa canción, ¿no es así?
  • Pues no. –Respondí de manera espontánea. Estuve pensando en una mirada, una de esas que te desnudan antes de ponerte una mano sobre la ropa. –Ya lo tenía donde quería.
  • Entonces no me has olvidado aun borrando mi número, señorita. –Se puso meloso antes de preguntar por mi quinto día.
  • Me acompañó un recuerdo, ¿sabes? Uno tan bonito que hasta me puso de buen humor. –Le sonreí con un emoticono.
  • Espero haber sido ese recuerdo, ¿lo fui? O, ¿me pensaste en tu sexto día?
  • Me temo que no…, pero sí que te recordé al leer la historia del libro que tengo entre manos. –Emoticono de carita feliz.
  • Y si, ¿te llamo y hablamos sobre el séptimo día y te cuento mi semana pensando en ti? –Imaginé toda su descarga sensual.
  • El séptimo día debería haber descansado, sin embargo, estuve escribiendo porque sabes que adoro hacerlo sobre todo en los días de lluvia. ¿Recuerdas cuando lo hacía sobre tu espalda? –Le dije obviando la pregunta.
  • Coge la llamada, tenemos que hablar sobre todo esto. –Este último mensaje dio paso a una larga e intensa conversación.


© Auroratris







domingo, 12 de abril de 2020

MiGratitud Estrella Amaranto



De esas reflexiones que nos arranca la inmensidad, 
el infinito donde no hay nada más que 
los pensamientos batiéndose a placer. 
Y es entonces cuando encuentras la satisfacción de
ser inspiración y encontrar un razonamiento
 batiéndose en otro mar y otra inmensidad. 
Gracias infinitas,





Como la inmensidad del mar,
como el cielo que se expande al infinito,
como los días que se alargan en soledad,
como tus versos que se escapan de tus manos,
de tu pulso impaciente, de tus horas despiertas...
Así ConMi(Ti)Go te acompaño en la distancia
enviándote estos versos como ecos del mar,
que sosieguen tu indómita forma de Ser.

Para ti, de otra náufraga al otro lado del mar.

©Estrella Amaranto