miércoles, 10 de febrero de 2021

MaRina

 



Cómo íbamos a imaginarnos que no sabía nadar, siempre sentada frente al mar, con el reflejo del horizonte posado en su frente, como una diadema azorando su pensamiento. La profundidad de sus ojos desvelaba una añoranza latente, pensábamos que sería por no estar junto a ellos. Dicen que fue separada cuando todavía era muy niña. Se puede apreciar en sus rasgos infantiles, su pose a medio camino entre la coquetería y la timidez. Solíamos hacerle compañía en las tardes de verano. Reconozco que nos equivocamos con la decisión de devolverla a su casa. El bronce se hunde con los sueños.


©Auroratris


Microrrelato en Cadena

para La Ser.




domingo, 7 de febrero de 2021

SeráPorSoñar...

 






Su marido era insufrible, cada mañana la despertaba con el sonido estridente del despertador, que estratégicamente colocaba sobre la cómoda, situada en la parte más alejada de la habitación. Él mismo se aquejaba de la persistente luminosidad de la pantalla alegando que no le dejaba conciliar el sueño. Martina, ideó un plan, el cual creyó infalible. Preparó una sorpresa para Manuel. Colocó el despertador sobre su mesita de noche y sobre éste un regalito menudo muy bien presentado. El incipiente entusiasmo del marido bajó de intensidad el descubrir que se trataba de un antifaz y una breve nota: “dulces sueños, amor”.

 

©Auroratris










domingo, 31 de enero de 2021

DesHipotecada



Mi participación

en la propuesta Luces

en el blog de Ginebra Blonde.

Más participaciones AQUÍ.


 











“No esperes que la luz del destino ilumine tu vida, ilumínala tú” 

Alejandro Jodorowsky




Dejó caer las manos sobre su regazo provocando que el teléfono se estrellara contra el suelo. No era buena época para hipotecar todos los sentimientos. Las noches se traducían en llanto y los días se vaciaban poco a poco dejando un reguero de desánimo. Se preguntaba cómo sería sentir que la vida se escapa. Imaginó que sería como cuando el sueño llega en la madrugada atontando las facultades, doblegando la voluntad.

Una improvisación la sacó de donde se estaba ahogando sin remedio. A veces, el destino es el que llama de manera improvisada, aunque, alguna vez leyó: “No esperes que la luz del destino ilumine tu vida, ilumínala tú”.  Así sintió la llamada, el cambio, el giro que le devolvería su propio reflejo y no esa sombra del espejo. Justo en el trayecto hacia la aventura descubrió la señal que debía seguir, la luz que la traería de nuevo a la vida.

Ahora el presente es un despertar a una nueva página donde poder reflejar-Se, cada canción es un paso de baile a estrenar, en la mochila solo lleva dos barritas energéticas y la liviandad que provocan los deseos. Mira al horizonte desde su confianza, su fe, su yo devuelto.

 

© Auroratris








lunes, 25 de enero de 2021

DeMí

 






Dígale, agente, que no tuve más remedio que matarle… que sus ladridos podían delatarme y así ocurrió. De otra manera, ahora mismo yo no estaría aquí sufriendo su inquisitivo interrogatorio. Hágale saber que su perro llegó a morderme en el brazo, juzgue usted mismo, mire el tamaño de la mordida y dígame si no es motivo para hacer lo que hice. Tan solo quería dejarle un mensaje de buenas noches y mis mejores deseos para el día siguiente. Si no llega a ser por ese chucho impertinente se lo hubiera podido dar cara a cara haciéndole saber que pasara lo que pasara, ella siempre será mía.


©Auroratris


Puesto que la frase inicial se prestaba a seguir con el anterior micro (Chitón)  he preferido continuar en la misma línea.


Microrrelato en Cadena

La Ser







lunes, 18 de enero de 2021

ChitóN

 





Dígale, agente, que la quise mucho  pero no le diga lo demás. Ya sabe, que era yo el de las llamadas a media noche, o los mensajes anónimos en su buzón, el que se escondía en su portal o frente a su ventana hasta que ella apagaba la luz. Dígale de una manera menos traumática todo lo que he hecho, maquíllelo si le parece, no le diga que soy un maníaco, aunque, bien pensado, es a ella a quien debería detener por provocar estos síntomas en mí. Yo era una persona normal antes de ella. Rectifico, no le diga ni pío.

 

© Auroratris




Microrrelato En Cadena

La Ser




lunes, 11 de enero de 2021

Sorprénde-Me

 




Cojo tu mano y salimos corriendo, sin preguntas acepto la carrera. ­Me indicas que suba al coche y sin rechistar me presto a tu palabra. Mientras conduces pienso en las diversas historias que me has contado frente a un fuego o sobre una orilla desierta. Sé que esta noche algo de aquello se hará realidad, tu sonrisa pícara junto al brillo de tus ojos me lo dicen, es más, lo están gritando. Llegamos a un muelle y el camino de bombillas descansa sobre una pasarela y tras ella el barco donde nos conocimos. Preguntas si recuerdo a lo que respondo con un beso.



©Auroratris






jueves, 7 de enero de 2021

CristaL-Es

 





Esperando que más pronto que tarde, dejes de llorar por él me he sentado frente a ti con la mejor de mis sonrisas y el cuento que el abuelo te regaló la Navidad pasada.  Es una forma de acercarte a él, tener esa conversación que poco a poco va posando el sentimiento de conciliación ante su partida. Jamás quiso faltar a su palabra de estar eternamente aquí para coger tu mano, mostrarte aquellos minerales que tanto os gustaba descubrir durante las vacaciones de verano. Era cita obligada. Por eso ahora quiero que guardes tus cristales salinos, como él las hubiera llamado, y sientas cómo de alguna manera sigue estando aquí.


©Auroratris